Los Seguros de Vida y los Impuestos en Chile: Pequeñas Empresas

Iniciar una pequeña empresa puede asemejarse a adentrarse en un terreno desconocido y lleno de retos. Navegar por este mundo requiere preparación y conocimiento, sobre todo en lo que respecta al marco impositivo que las pequeñas y medianas empresas deben seguir en Chile.

Los Seguros de Vida y los Impuestos en Chile: Pequeñas Empresas

¡No te preocupes! Estamos aquí para orientarte con una guía exhaustiva, garantizando que los aspectos fiscales no sean un obstáculo en tu emprendimiento.

¿Qué compromisos fiscales enfrenta una PYME?

No basta con simplemente abrir una empresa y empezar a vender. Iniciar un negocio propio conlleva diversas tareas y deberes que se tienen que seguir al detalle, siendo las obligaciones fiscales uno de los puntos más críticos.

Como cualquier individuo, las empresas, sin importar su tamaño, tienen el deber de, por ejemplo, pagar impuestos. En este artículo, profundizaremos en las responsabilidades fiscales que tu pequeña empresa debe considerar.

¿Cuáles son estas obligaciones?

Cada contribuyente, ya sea una persona o una empresa, tiene responsabilidades fiscales. Por un lado, está la responsabilidad primordial de abonar los impuestos y las contribuciones al gobierno.

Sin embargo, también existen compromisos secundarios, en los cuales nos enfocaremos en esta ocasión, ya que estos deben ser atendidos tanto por individuos como por empresas. Estos deberes están vinculados a las operaciones que realiza el contribuyente para garantizar el buen funcionamiento del sistema fiscal.

1. Registro de actividades en el Servicio de Impuestos Internos (SII)

No todas las responsabilidades secundarias se relacionan con el desembolso de impuestos, y el registro de actividades es una muestra de ello. Esta acción permite a individuos y empresas notificar el comienzo de operaciones y adquirir el Rol Único Tributario (RUT) de la entidad, que actúa como identificación frente al Servicio de Impuestos Internos y otras entidades gubernamentales.

Realizar este trámite no tiene costo y se puede hacer online, pero es crucial que se efectúe en un plazo no mayor a dos meses desde el inicio de operaciones.

2. Impuestos al Valor Agregado (IVA)

El IVA es quizás la responsabilidad fiscal más reconocida en el universo de las pequeñas empresas. Pero, ¿entendemos plenamente su implicancia y cómo influye en una PYME?

Las empresas tienen la responsabilidad de declarar y pagar mensualmente el IVA, que es el 19% del valor reflejado en los documentos de compras realizadas y ventas concretadas. En esta declaración, considera los siguientes puntos:

  • Débito fiscal.
  • Crédito fiscal.
  • Ventas no gravadas y exportaciones.
  • Retención de categoría secundaria.
  • Impuesto específico para empleados.
  • Pagos mensuales estimados (PPM).

¡Gran noticia! Este proceso puede hacerse desde tu ordenador. Sólo necesitas llenar el formulario 29 de declaración y pago mensual.

3. Facturación Electrónica

Desde el 1 de febrero de 2018, por la ley Nº20.727, es mandatorio para todas las empresas tener un sistema de facturación digital. Este sistema debe ser capaz de generar facturas, notas de débito y crédito, guías de envío, facturas de adquisición y otros comprobantes fiscales digitales.

¿El beneficio? Ya no hay que sellar estos documentos en el SII.

4. Declaración Anual de Impuesto a la Renta

Tanto individuos como empresas deben enfrentar esta obligación fiscal. Sin embargo, están exentos:

  • Individuos con salarios o pensiones sin inversiones que califiquen para reembolso de impuestos.
  • Quienes tengan una renta global neta menor o igual a 13,5 UTA.
  • Pequeños contribuyentes, vendedores ambulantes sujetos a impuesto único y mineros de pequeña escala cuyo impuesto único ha sido retenido por compradores mineros.

Por lo general, la declaración anual de impuesto a la renta se presenta en abril usando el formulario 22. Si lo haces online y no requieres realizar un pago, el plazo podría extenderse.

Las empresas y empleadores deben reportar al SII todos los detalles sobre salarios, ingresos y cualquier pago realizado a individuos. Esto implica la presentación de 3 declaraciones juradas:

  • Formulario 1879: Retenciones por salarios pagados según los Artículos 42 (N°2) y 48 de la Ley de Impuesto a la Renta.
  • Formulario 1886: Retiros y créditos pertinentes.
  • Formulario 1887: Ingresos del punto 1 del artículo 42 y retenciones del impuesto único aplicado.
Leer También:  Los Mejores Seguros de Vida en México: Una Comparativa Actualizada

Finalmente, más allá de las responsabilidades fiscales, es esencial que las PYMES mantengan actualizados sus registros contables. Esto garantiza una contabilidad organizada y proporciona evidencia de las operaciones económicas ante el SII.

¿Qué registros deben llevar las PYMES?

  1. Libro de Movimientos Financieros: Este incluye el libro de caja, diario y mayor, donde se anotan todas las transacciones de la empresa.
  2. Libro de Retribuciones: Aquí se detallan los honorarios pagados.
  3. Libro de Activos y Obligaciones: Es el libro de inventario y balance que proporciona una visión clara del patrimonio de la empresa.
  4. Registros Adicionales: Estos son los libros auxiliares que proporcionan información complementaria.

Orientación sobre Impuestos para PYMES en Chile

Si tienes en mente fundar una empresa, pero te sientes perdido en lo que respecta a los aspectos legales, es esencial que entiendas las obligaciones fiscales para evitar futuros inconvenientes.

Al emprender, uno de los primeros pasos es comprender y cumplir con las obligaciones fiscales pertinentes. Es relevante señalar que en Chile se puede establecer un negocio bajo la figura de persona natural o jurídica. En ambos casos, el manejo adecuado y el conocimiento sobre impuestos facilitan el proceso y previenen sobrecostos.

¿Qué régimen tributario se aplica a personas naturales y jurídicas?

Todos los residentes en Chile, tanto individuos como empresas, y aquellos extranjeros con residencia permanente, tienen la responsabilidad de contribuir con el fisco. Estos contribuyentes se dividen en dos categorías, Primera y Segunda, según la naturaleza de sus ingresos. Es vital comprender estas categorías para tener claro qué impuestos se deben pagar y por qué algunos negocios podrían enfrentar tarifas distintas.

A continuación, te presentamos cómo el SII (Servicio de Impuestos Internos) clasifica a sus contribuyentes:

  • Primera Categoría: Se refiere a ingresos generados a partir del capital y actividades de empresas, ya sean comerciales, industriales, mineras, entre otras.



  • Segunda Categoría: Enfoca en los ingresos provenientes del trabajo, tales como salarios, bonos, honorarios, pensiones, entre otros.

Las personas jurídicas, con algunas excepciones, son contribuyentes de Primera Categoría, adquiriendo sus ingresos a través de la explotación de capital o empresas comerciales, industriales o mineras.

Por otro lado, la Segunda Categoría engloba a trabajadores asalariados, freelancers, y personas con diversos oficios que ofrecen servicios personales. En esencia, la mayoría de las personas naturales caen bajo esta categoría, y suelen recibir una devolución anual de los impuestos retenidos de sus honorarios anuales.

Una ventaja de ser contribuyente de segunda categoría es la posibilidad de recibir devoluciones fiscales, a diferencia de las empresas que abonan impuestos sobre utilidades y otros ingresos sin dicho beneficio.

¿Cómo abordar la tributación de tu Pyme?

Una vez determinado el tipo de negocio y la categoría tributaria de tu Pyme, y tras haber entregado la documentación adecuada al Servicio de Impuestos Internos (SII), es momento de encargarte de los impuestos.

Tanto las empresas como las personas naturales que emprenden tienen la responsabilidad de cumplir con sus deberes fiscales ante el SII. A continuación, te describo qué impuestos necesitas declarar:

a) Mensualmente:

  • Presentación del IVA (Formulario 29).
  • Pagos provisionales y retenciones.
  • Uso del Formulario 50 cuando sea necesario.

b) Anualmente:

  • Declaración de Renta: refleja tus ingresos, gastos e inversiones.

Ahora, veamos algunas sugerencias para llevar una adecuada administración fiscal que favorezca a tu Pyme:

Entendiendo el IVA

El IVA, o Impuesto al Valor Agregado, se presenta cada mes mediante el Formulario 29. Existe también el Formulario 50, que aplica principalmente a quienes hacen retenciones por transacciones con individuos sin residencia en Chile o empresas vinculadas con combustibles, tabacos, casinos y similares.

Para el Formulario 29, tienes dos opciones:

  • Presentación electrónica a través del sitio del SII.
  • Declaración manual. Si optas por esta, el SII ofrece una herramienta digital donde puedes llenar los datos, obteniendo luego un comprobante que debes entregar en una oficina del SII y pagar el monto establecido.

En abril de cada año, tienes la responsabilidad de declarar el impuesto anual a la Renta con el Formulario 22. Este refleja tus ganancias o ingresos del año previo. Es vital completarlo para estar en regla según la Ley sobre impuesto a la Renta.

Leer También:  Seguros de vida y herencia: Cómo asegurar el futuro de tu familia

Otros trámites en el ciclo tributario de tu Pyme incluyen

  • Declaraciones Juradas: Reportes de ingresos, retenciones, créditos y demás que puedan afectar a otros.
  • Condonaciones: En caso de infracciones como retrasos en la presentación o discrepancias en los impuestos, puedes solicitar la condonación de multas e intereses.
  • Peticiones Administrativas: Solicitudes especiales para facilitar la gestión de tu empresa, como la tributación simplificada del IVA o requerir una contabilidad más sencilla.
  • Notificación de Pérdida de Documentos: Si pierdes o dañas libros de contabilidad o documentos relacionados con impuestos, debes seguir un procedimiento específico.
  • Fin de Actividades: Si decides cerrar tu negocio o dejar una actividad profesional, debes notificarlo.

Implicaciones del IVA en Pymes Chilenas: Lo que necesitas saber

¿Te has preguntado cómo la retención de impuestos impacta a las pequeñas empresas?

Ya sea que poseas una pyme o estés considerando crear una, es crucial que entiendas las obligaciones fiscales que enfrentarás, como el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

En Chile, toda empresa, sin importar su tamaño, tiene la obligación legal de abonar este impuesto cada mes. Sin embargo, a menudo surge un desafío: ¿qué pasa si los clientes demoran en sus pagos? ¿Está una pyme exenta de pagar el IVA si no recibe a tiempo sus ingresos?

Acompáñame mientras desglosamos el IVA, su operación y las responsabilidades relacionadas.

¿Qué es el IVA y su relevancia?

El IVA se aplica a las compras de insumos y a los servicios ofrecidos por las empresas. Representa el 19% del valor total de la facturación, según lo establece el Servicio de Impuestos Internos (SII).

Al igual que un individuo paga impuestos al adquirir productos, las pymes, consideradas entidades jurídicas y agentes de retención fiscal, también tienen deberes fiscales. Estos impuestos son esenciales para el funcionamiento del país, ya que proporcionan al Estado los medios para atender las necesidades de los ciudadanos.

Retención del IVA: ¿Por qué y cómo se realiza?

El Estado recoge anticipadamente impuestos a través de la retención del IVA. Dado que estos impuestos son recurrentes, se establecen mecanismos para garantizar su recolección.

Veámoslo con un ejemplo: Andrea tiene una empresa de diseño de interiores y adquiere materiales regularmente, pagando el IVA correspondiente. Este monto lo recupera cuando sus clientes liquidan sus cuentas. Sin embargo, el SII cobra el impuesto, independientemente de si los clientes de Andrea pagan a tiempo o no.

La demora en los pagos puede crear un desajuste en las finanzas de Andrea, algo común en muchas pymes, afectando su estabilidad financiera.

Actualizaciones en la declaración del IVA en Chile

Desde mayo de 2018, se introdujeron cambios en la manera de abordar este impuesto. La reforma dicta que las empresas con retrasos consistentes en el pago del IVA ahora tienen un cambio de sujeto. Es decir, la responsabilidad de retener y declarar el IVA se desplaza del vendedor al comprador.

Este comprador debe emitir una factura detallando la cantidad y el porcentaje del IVA retenido.

El SII argumenta que esta modificación:

  • Facilita la fiscalización y reduce las sanciones relacionadas con el IVA.
  • Simplifica los procedimientos para las micro y pequeñas empresas, ya que el comprador ahora maneja la emisión de facturas y el pago del impuesto.



  • Proporciona una mayor claridad fiscal para los compradores.
  • Minimiza la posibilidad de fraudes fiscales.

Es vital mantenerse informado y adaptarse a estos cambios para garantizar la continuidad y éxito de tu pyme.

¿Qué implica el cambio fiscal para las pymes chilenas?

Para las pequeñas y medianas empresas, este ajuste representa un alivio financiero considerable. A menudo, las pymes enfrentan el desafío de clientes que toman más de 30 días para liquidar una factura. Pero el problema es que, aunque el dinero no haya llegado a las arcas de la pyme, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) no espera; se debe cancelar cada mes.

Leer También:  Seguros de Vida en Chile: ¿Cómo Elegir el Adecuado para ti?

Imagina este escenario: una pyme desembolsa un impuesto sobre una suma que aún no ha ingresado en sus registros financieros.

Esto generaba no solo dolores de cabeza administrativos, sino problemas reales de liquidez. Las pymes, que en ocasiones cuentan con un presupuesto ajustado, tenían que hacer malabares financieros para aportar el 19% de IVA.

Este escenario llevaba a muchas de ellas a tocar las puertas de instituciones financieras, tanto bancarias como no bancarias, buscando préstamos para cubrir ese vacío temporal en su flujo de efectivo.

¿Qué ocurre si una pyme omite el pago del IVA?

Cuando una pyme falla en su obligación de pagar el IVA, no pasa desapercibido para el Estado. La entidad se cataloga inmediatamente como deudora ante las autoridades fiscales. Pero eso no es todo; a la deuda inicial se le suman intereses y penalizaciones, haciendo que la situación financiera de la empresa se complique aún más, con una deuda que, si no se atiende, puede crecer exponencialmente.

¿Cómo llevar un registro claro de tus gastos empresariales?

Así como cada individuo tiene responsabilidades financieras que aseguran una vida equilibrada, toda empresa, grande o pequeña, necesita llevar una contabilidad clara de sus gastos.

Gestionar de manera efectiva tus gastos es crucial para el buen desempeño de tu negocio. ¿Eres un emprendedor reciente y estás un poco perdido sobre cómo detectar y catalogar tus gastos? Aquí te proporcionamos una sencilla guía con algunos gastos comunes en el mundo empresarial.

Una buena administración de tu negocio requiere un seguimiento detallado de tus ingresos y gastos. Y no solo por motivos fiscales, sino para garantizar una operación armoniosa.

Mientras que los ingresos reflejan el dinero ganado por tus ventas o servicios, los gastos representan lo que tu empresa invierte en distintos aspectos, desde insumos y alquiler hasta salarios y facturas, para mantener todo en marcha.

Antes de detallar algunos gastos típicos, es esencial comprender que se pueden categorizar principalmente en dos grupos:

  1. Gastos fijos: Estos son consistentes y no cambian con el volumen de ventas o actividad de la empresa.
  2. Gastos variables: Estos son dinámicos y fluctúan según el ritmo de actividad del negocio. Un claro ejemplo sería el aumento de los gastos de materia prima si hay un incremento en la demanda.

Gastos comunes en pequeñas y medianas empresas:

  • Alquiler del local: Este suele ser uno de los gastos más significativos, y es constante, sin importar las fluctuaciones en las ventas o la actividad laboral.
  • Servicios esenciales: Cada negocio necesita servicios básicos como agua, electricidad, conexión a internet y telefonía. Estos gastos pueden variar según el consumo, pero siempre estarán presentes cada mes.
  • Salarios y personal: La remuneración mensual a empleados, ya sean vendedores, técnicos o cualquier otro rol, es una inversión fundamental. Puede haber variaciones según el número de empleados o necesidades puntuales de personal.
  • Insumos y materiales: Desde simples artículos de oficina hasta materiales esenciales para la producción, estos gastos pueden variar según las necesidades y demandas.
  • Presencia en línea: Establecerse en el mundo digital es crucial hoy en día. Si no tienes un equipo interno, es probable que debas invertir en la creación y mantenimiento de un sitio web, ya sea internamente o a través de un proveedor externo.

En Resumen

Al principio, puede parecer un terreno complicado, pero una vez que te adentras, te das cuenta de que el mundo de los impuestos para pequeñas empresas no es tan enrevesado. Aunque difiere de los trámites personales, la clave radica en actuar con diligencia y estar bien informado.

Recuerda que hay ventajas fiscales esperando ser utilizadas, ¡no dejes pasar la oportunidad! Esperamos haberte proporcionado la claridad que buscabas sobre este tema. ¡Te deseamos todo el éxito con tu negocio!

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario